La ex gerente del Acueducto de Bogotá, critica a Enrique Peñalosa por la crisis Sanitaria.

Desde el 12 de Febrero entró en vigencia el nuevo esquema de recolección de basuras en Bogotá, tras la crisis sanitaria que vivió la capital del país por las protestas de algunos trabajadores de Aguas de Bogotá, la empresa que dejó de recoger el 52 por ciento de los residuos sólidos que se generan en el Distrito.

Los empleados de esta empresa pública protestaron, asegurando que con su salida del mercado de recolección de basuras en la ciudad, cerca de 3.200 trabajadores se verían afectados. Hoy son más de mil los trabajadores que quedaron sin empleo.

Ante este escenario el alcalde Enrique Peñalosa ha sido blanco de muchas críticas por las pocas garantías que le habría dado a estos trabajadores al momento de licitar el nuevo esquema de recolección.

La ex gerente de Acueducto de Bogotá, Eva maría Uribe Tobón, fue una de las voces que se pronunció en contra de la manera en que el Distrito asumió la situación.

“Es inaceptable que mas de 1000 trabajadores de aguas de Bogotá hoy quedaron sin empleo como recolectores de basura. Lo correcto hubiese sido que los pliegos de la licitación de las áreas de servicio exclusivo de aseo que otorgó recientemente la Alcaldía, hubiesen contemplado la obligación de los concesionarios ganadores de cada área, de contratar a estos trabajadores, quienes finalmente, conocen la ciudad, conocen las zonas y saben recoger las basuras”, sostuvo Uribe.

La hoy candidata al Senado de la República se preguntó sobre las medidas que tomará el alcalde Peñalosa para que los recolectores de basuras sean reubicados.

“Yo le pregunto al alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa, que va a hacer con este problema, que lesiona a los trabajadores de Aguas de Bogotá y no soluciona el detrimento patrimonial al distrito, creado por la administración Petro”.

Para la ex gerente con la salida de Aguas de Bogotá se materializa un daño patrimonial cercano a los 100 mil millones de pesos, por los equipos de aseos que se compraron durante la alcaldía del hoy candidato a la Presidencia del Colombia por el movimiento Progresista.

“Además, podía haberse exigido un aporte monetario de entrada al mercado a los nuevos concesionarios para mitigar el daño patrimonial por más de $100.000 millones de pesos que se causó durante la alcaldía de Petro, detrimento en los que incurrió la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, al comprar los equipos de aseo”, dijo.

You May Also Like