Cundinamarca trabaja en un plan para mitigar emergencias ambientales.

Más de $10.200 millones de pesos se destinarán para la construcción de los primeros cuatro Centros Regionales Integrales de Respuesta (CRIR), infraestructuras que tienen como propósito coordinar las entidades del sistema de gestión del riesgo a nivel regional, departamental y nacional para prevenir, mitigar y atender las emergencias y desastres.

“Los CRIR serán espacios donde vivirán los bomberos, la Defensa Civil y la Cruz Roja y donde podremos contar con personal especializado en atención de incendios forestales, accidentes vehiculares y manejo de sustancias peligrosas”, señaló Wilson García Fajardo, Director de la Uaegrd.

Los municipios beneficiados con estos centros son Tocancipá, Pacho (el municipio más avanzado), Cáqueza y Tocaima.

Las infraestructuras correspondientes a los municipios de Tocancipá, Cáqueza y Tocaima se encuentran en etapa de estudio y diseño, y una vez surtidas estas fases, se dará inicio a las construcciones en beneficio de las comunidades de estas localidades.

Del total de los recursos destinados, $2.840 millones serán orientados en proyectos de reducción y mitigación del riesgo para la provincia del Rionegro, de los cuales $2.500 millones serán para la construcción del Centro Regional Integral de Respuestas a Emergencias (CRIR) en el municipio de Pacho, 140 millones más para la construcción de obras de bioingeniería en la vereda Algodonales de este municipio, para reducir el riesgo de deslizamiento y obras de manejo de aguas de escorrentía en el barrio El Tao, y $200 millones más para mitigar riesgos de movimientos en masa.

El convenio que dará inicio a las obras fue firmado por la Unidad Administrativa Especial para la Gestión del Riesgo de Desastres de Cundinamarca (Uaegrd) y el  Instituto de Infraestructura y Concesiones de Cundinamarca (ICCU) y cuenta a la fecha con los estudios y diseños previos para su ejecución.

 

You May Also Like

A %d blogueros les gusta esto: