Tres reconocidos chefs le apuestan a la riqueza gastronómica de Putumayo

En una jornada de exquisitas mezclas, lecciones de cocina e inspiración, tres reconocidos chefs, que con su talento han puesto en alto el nombre de Colombia, compartieron su experiencia integrando en sus creaciones productos cultivados en el corazón del Putumayo.

Sucedió en el marco de la Tercera Macrorrueda para la Reconciliación, celebrada en la ciudad de Mocoa. El chef Harry Sasson, uno de los protagonistas, cocinó distintos platos con insumos de la región, en un show de cocina que compartió con su colega Héctor Restrepo y con empresarios, periodistas y autoridades del territorio. El chef exaltó la riqueza de la cosecha putumayense e indicó por qué dar a conocer al mundo sus productos es una apuesta que vale la pena.

“Durante años trabajamos con una pimienta que llegaba de Madagascar, otra de la India, completamente muerta y sin sabor, tanto que había que ‘torearla’ en el fuego para sacarle algo de sus aceites. Hoy esta pimienta que nos está llegando fresca, es una explosión en boca, con todo el sabor de la selva y con una historia que contar”, señaló Harry Sasson, quien ya tiene en el menú de sus restaurantes varios ingredientes locales, entre ellos el p​​almito y la pimienta, y que empieza a experimentar con el sacha inchi.

Tras la esencia

Claudia Saldarriaga es la creadora de Salsas Picantes Codi, empresa que desde hace 13 años se dedica a mostrarle al mundo las diversas formas de consumir picante. Ella, quien también ha probado ya los sabores de Putumayo en sus recetas, asegura que el gran reto de los colombianos está en descubrir y dar a conocer al mundo la historia detrás de los productos que se cultivan en la región y que marcan la diferencia.

“Yo descubrí que uno de los ajís que utilizo viene de La Hormiga y ahora lo que quiero es mostrarle al mundo que esto viene de Colombia, y no de Bogotá, sino de una comunidad en la mitad de la nada, que sus familias lo cultivan de cierta forma y que sus abuelos lo usan para comer, para curar, para teñir. Esa es la manera en que yo quiero reconciliar a Colombia, mostrándole al mundo estos productos de otra manera y haciendo que aquí nos sintamos orgullosos de comer ají colombiano, no mexicano”.  

La esencia de los sabores putumayenses es también la esencia de la reconciliación. Así lo demostró el chef Héctor Restrepo, quien luego de trabajar durante 10 años en exclusivos restaurantes de Bogotá y Medellín, decidió radicarse en Mocoa, para llevar a los comensales de su propio restaurante un menú propio que evidencia la versatilidad de los productos locales, muchos de ellos sembrados en la esperanza de familias que decidieron hacer de los cultivos ilícitos una página del pasado e iniciar en la agricultura proyectos de vida sostenibles para sus hijos.

“La reconciliación sabe a campo. Tenemos que darle todo el impulso a los productos de la región, a lo que hacen los campesinos y apostarle a lo que tenemos: pimienta blanca, verde, negra, yuca amarilla, trucha del Alto Putumayo”, dijo Restrepo.

El conversatorio con los chefs fue moderado por Cristina Plazas Michelsen, directora Ejecutiva de Reconciliación Colombia, organización anfitriona del evento, quien concluyó con un agradecimiento a los putumayenses y pidió a los empresarios invitados a la Macrorrueda todo el apoyo para los productores de la región.

“Estamos felices de haber compartido el talento de estos chefs, pero también de abrir una ventana para mostrar cómo todos esos productos que hay en esta tierra maravillosa se pueden utilizar y exportar, porque tienen mil virtudes que permiten integrarlos a nuestra cocina en todo el país”, puntualizó Plazas Michelsen.

You May Also Like

A %d blogueros les gusta esto: